Sobre el CD

Vientos de tierra de vientos - Sobre el CD

He optado por interpretar sones andinos porque poseen, en su propio espíritu, una magia inigualable. Además, cuentan con una variedad asombrosa de ritmos e incluyen un tremendo número de instrumentos de toda categoría, lo cual permite un rango mayor de oportunidades artísticas. Al evitar el uso del canto (y el cuento) y al limitarme a un repertorio meramente instrumental, pude incluir en este trabajo más de 50 instrumentos, incluyendo tropas tradicionales de distintas flautas y zampoñas que suman muchos instrumentos unitarios.

Todos ellos (sólo una fracción del rico y variopinto instrumental tradicional andino) han sido interpretados respetando, en la medida de lo posible, los formatos y modos tradicionales, tanto indígenas (prehispánicos y actuales) como mestizos y urbanos modernos. Dentro de la descripción de cada tema anoto las particularidades de interpretación y registro, además de un breve atisbo de las historias y realidades que enmarcan cada canción o selección.

He conservado como un detalle de "autenticidad" muchos "errores" interpretativos y defectos propios de cada instrumento (y del que los hizo sonar). No, no adhiero a esa nueva moda musical etiquetada como "lo-fi": tales "fallos" podrían haber sido corregidos y/o eliminados con facilidad. Pero la música andina es, por naturaleza, popular, y despojarla del factor de "error" propio de cualquier intérprete (en especial de intérpretes "alegres" por el alcohol o cansados por la altura) y de cualquier instrumento (en especial instrumentos viejos, gastados, húmedos, polvorientos, desafinados, imprecisos…) hubiera sido construir algo bastante artificioso. Por ende, se han mantenido "defectos" que son parte del toque humano y popular de esta música, aunque se hayan incluido, asimismo, arreglos y recursos de edición de sonido muy modernos y detallados.

Confío en que, tras la escucha del CD y la lectura de estos escritos -que sólo pretenden ser apuntes básicos de lo que he recolectado, de manos de otros más sabios, a lo largo de mi camino- se aprenda a reconocer, a amar y a sentirse hijo o hija de esta tierra de vientos que transitamos, a veces sin oír sus antiguas voces.


Foto del CD interactivo "Ingapirca: un lugar maravilloso", del Ministerio de turismo de Ecuador.