Tema 07

Vientos de tierra de vientos – Tema 07 - Alma aymara

Alma aymara
(Selección de tarkeadas y lichiwayus) - "Kusi huaynas" (trad.), "Lichiwayu" (trad.) y "Flor de rosa" (trad.) - Arr. E. Civallero

Escuchar tema | Ver video

Uno de los sonidos más incomprensibles -e incluso inaudibles- para los oyentes no acostumbrados a la música tradicional andina es el de las tarkas, macizas flautas de madera propias del altiplano boliviano. Las tarkas son de origen Aymara y, al igual que otras tantas flautas, se tocan en tropas, que pueden alcanzar, en comunidades campesinas, un número considerable de ejecutantes (a veces hasta 50). Las distintas tropas suelen poseer tres tamaños (generalmente llamados, de mayor a menor, tayka, malta y tiple) que suenan en intervalos de quintas y octavas, generando un resultado armónico característico. Estos instrumentos normalmente se interpretan en su registro más agudo (para extraer "t'aras" o "richas"), lo cual produce un sonido vibrante, mágico para algunos, chillón para otros. El esfuerzo realizado por los intérpretes -que soplan estas flautas a más de 3000 mts. de altura y que danzan al tiempo que tocan- es impresionante. El resultado -para los oídos acostumbrados- también.

Las tarkas se acompañan, tradicionalmente, con percusión: en este caso, un medio italaque y el infaltable redoblante o tarola.

De las cuatro tropas más conocidas de tarkas, he empleado dos en esta selección. Para la primera tarkeada, titulada "Kusi huaynas" ("Jóvenes alegres", en quechua) utilicé la tropa de tarkas kurahuara, procedentes de la localidad de Curahuara de Carangas, en pleno altiplano boliviano. Para la segunda (tercer tema de la selección), titulada "Flor de rosa", usé la tropa de tarkas ullara, más pequeñas y agudas que las anteriores.

Entre ambas tarkeadas he incorporado un ritmo de antiguas raíces, el lichiwayu, que responde al nombre del instrumento con el que se interpreta. La palabra significa "(flautas) lecheras", y se trata de enormes instrumentos del tipo quena, distribuidos entre la puna de Bolivia y el norte de Chile. Son de origen Chipaya, y poseen tres tamaños tradicionales (nombrados en lengua Chipaya) que suenan en intervalos de quintas y octavas, al igual que las tarkas. Como éstas, se tocan en tropas (no tan numerosas, por cierto) con el único acompañamiento de la percusión, y poseen un sonido muy particular, aunque no tan vibrante como el de las tarkas.

Para el "yepeo" utilicé gritos en lengua aymara, entre ellos "taqi chuymampi (jilakanaka)" (con todo el corazón (hermanos)) y "Kollasuyu marka" (tierra del Collasuyo), así como la expresión quechua "jallalla, Bolivia" (¡viva Bolivia!) y los ya mencionados "jina" y "tukuy sunquywan".


Foto de tripowsky, "Magical saltscape".