Tema 05

Vientos de tierra de vientos – Tema 05 - La cigarra

La cigarra
(Aire de cueca) - D. Montes - Arr. E. Civallero

Escuchar tema | Ver video

Encontré este aire de cueca en un cassette antiguo de "Calchakis" que extravié hace tiempo, aunque -afortunadamente para mí- mi memoria musical me salvó del trance de perder una melodía tan bonita. El arreglo es propio, conseguido después de un tiempo considerable pensando qué hacer para que este tema tuviera un sonido variado. La canción fue bautizada en honor a la cigarra o coyuyo, conocido insecto que, luego de un año bajo tierra en forma de larva, sale a la luz para cantar desenfrenadamente antes de morir, convirtiéndose así en modelo de cantores y músicos.

Sobre el cajoneo de un bombo legüero argentino dibujé melodías entrecruzadas empleando los tamaños mala y liku de la tropa de zampoñas lakitas, en la cual los sonidos medios y agudos predominan. La guitarra completa el instrumental necesario para conformar una cueca propia del noroeste de Argentina, que fue el estilo seleccionado. Es preciso anotar que ese ritmo cuenta con otras variantes estilísticas, en especial en Chile, el centro-oeste de Argentina y el sur de Bolivia.

El intermedio incluye un "arreglo" percusivo que incorpora chajchas o manojo de pezuñas (el mío es de pezuñas de chulengo o cría de llama), vainas, palmas y una caja chayera, instrumento tradicional del noroeste argentino que, sin embargo, no suele ser usado para las cuecas (con lo cual me tomé una más de una interminable lista de licencias artísticas). Además, esta parte cuenta con un solo de flauta travesera clásica que más tarde, en forma de dúo, provee una base al complejo dibujo de la zampoña final.

Quiero resaltar la complejidad que puede asumir el toque del bombo legüero. A diferencia de los instrumentos de percusión andinos (que marcan ritmos generalmente básicos y de bastante sencillez), el bombo argentino (y sus variantes de Chile y el sur de Bolivia) es un instrumento cuya interpretación requiere una deztreza particular, y que no se limita solamente a marcar el ritmo: en muchísimos estilos musicales (p.e. chacareras, gatos, escondidos y malambos) es un elemento de presencia muy fuerte, que incluso posee partes solistas. En ciertos casos -en concreto, en el del malambo- los bombos ejecutan complicadas variaciones y los ejecutantes realizan proezas casi malabarísticas, exhibiendo su habilidad para el manejo de las dos baquetas y combinando golpes y repiques de manera magistral. Disto mucho de alcanzar tal nivel de virtuosismo. Sin embargo, me pareció importante "romper una lanza" en favor de instrumentos que, de otra forma, se ven casi siempre limitados a un rol secundario y de fondo.


Foto de Pepix2007, "Laguna de Jama".