Arcilla, caracola y calabaza

Vientos de tierra de vientos - Arcilla, caracola y calabaza

A lo largo de los Andes, la arcilla ha sido utilizada para generar instrumentos tan variados como quenas, pututus y antaras, tal y como lo demuestran los descubrimientos y registros arqueológicos. Uno de los instrumentos de cerámica por excelencia es la ocarina o isoka, la cual comenzó siendo un mero silbato de señales y caza para transformarse luego en instrumento de ejecución íntima.

Las caracolas han sido empleadas para construir bocinas o pututus denominados waylla qheppas. En el pasado se trataba de objetos ceremoniales y su uso estaba consagrado a actividades rituales.

La calabaza (mati o pulu), además de ser usada para sonajeros, servía en los Andes como bocina para trompetas naturales, o incluso -si la forma lo permitía- para quenas y otras flautas.

En este trabajo se han ejecutado ocarina, waylla qheppa y sonajero de calabaza.


Para mayor información, consultar el artículo "Los aerófonos andinos: distribución actual" y artículos similares en la revista de música y cultura andina "Tierra de vientos".


Waylla qheppa. Foto del autor.